Posteado por: dianayjonas | 08/02/2011

¿Es un iglú de piedra? No, ¡es un nevero!

Conoce la ruta de los neveros con Diana y Jonás

Conoce la ruta de los neveros con Diana y Jonás

El patrimonio que hemos de cuidar y valorar no son sólo castillos, palacios o catedrales. Por ejemplo, los abuelos de nuestros abuelos vivían de manera muy diferente a la nuestra, y de ellos podemos aprender cómo eran sus casas, en qué trabajaban, etc.

Ahora abrimos un grifo y sale agua, la calefacción nos da calorcito en invierno, y el frigorífico enfría la comida. Pero, ¿cómo hacían nuestros antepasados para apañárselas sin todo esto? Con lo del agua está claro: a la fuente del pueblo para beber y al río para lavar. Para calentarse, la lumbre de la chimenea, ¿no?;  pero… para mantener la comida fresca…¿cómo se las apañaban?

Pues imagínate ahora una especie de iglú. Sí, si, has oído bien, un iglú esquimal en pleno Aragón. Bueno, con algunas diferencias, como por ejemplo, que los bloques con los que se construían no eran de hielo, sino de piedra, por eso se han conservado hasta nuestros días, y algunos desde el S.XV! …. En la Hoya de Huesca, cerca de Almudévar, encontramos el Pozo Chelo, que no es otra cosa, que un pozo de hielo.

Los frigoríficos (también llamadas neveras en recuerdo a estos pozos) no fueron habituales en las casas hasta los años 50 ó 60, pero ya desde el siglo XVI se conservaba nieve prensada y hielo en pozos como éste que vemos, del s. XVII. Donde se bajaba para conservar alimentos.

El panel explicativo que hay junto al Pozo Chelo nos explica su historia, pero incluso si llamas al Ayuntamiento de Almudévar puedes concertar una visita guiada al interior. ¡No olvides abrigarte! Os animamos a que realicéis esta interesante visita, ya que vais a conocer cosas tan sorprendentes como que existía un mercado en torno a la venta de la nieve y el hielo.

En el territorio que hoy constituye la comarca de la Hoya de Huesca, por su cercanía con las montañas y su climatología propensa a la nieve, era habitual que se diesen este tipo de construcciones. Hoy en díase conservan 32 neveros, de los que 12 se han recuperado recientemente, habilitando además caminos para que podamos acceder hasta ellos cómodamente.

Para conocer todo esto mucho mejor, puedes recorrer, junto con Diana y Jonás, la ruta 4,  que te lleva durante unas tres horas por la Hoya de Huesca y que nuestros pequeños protagonistas han llamado “Tras las huellas de la casa encantada”. ¡Pasadlo bien!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: